Blogia
La hora de las Brujas

UNA NOCHE

El agua del baño desprende un dulce olor a fresa. La espuma cubre todo mi cuerpo y el agua caliente roza hasta el último rincón de mi alma. Cierro los ojos y siento un abrazo que me arropa, firme y tierno.

Alguíén comienza a voltear el pomo de la puerta sacándome de mis delirios. Su enorme sonrisa, de lado a lado, insinuante, despierta bruscamente cada uno de mis deseos más ocultos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres